Carousel

LA INMINENTE EXPANSIÓN DE LA TECNOLOGÍA ULTRAVIOLETA


Sin duda la experiencia de haber pasado por una pandemia como la actual, cambiará muchas cosas en la vida de la sociedad actual; todos hemos sentido la sensación de fragilidad ante la naturaleza y a todos en mayor o menor medida se nos ha desmontado y/o nos ha temblado el proyecto de vida actual que teníamos y como lo enfocábamos.

Sin duda, el tener que ir a comprar, trabajar, etc… protegidos con guantes, gafas y mascarillas dejará una plena conciencia, estoy convencido de que incluso paranoia en muchas personas, de lo necesaria que es la desinfección y esterilización de ambientes y superficies.

Sin duda la tecnología ultravioleta, que ya estaba sufriendo un crecimiento a nivel mundial; en estos días se va a disparar de manera exponencial. Productos para la esterilización de nuestros ambientes, hogares, lugares de trabajo, etc... van a ser cada vez más comunes entre nosotros.

En MONTRONIC VIC, estamos preparados para este cambio tecnológico y para ayudarles en el desarrollo de sus productos. Llevamos años estudiando esta tecnología y desarrollando productos basados en ella. Nuestros Ingenieros conocen pues cuales son los problemas que puede presentar esta tecnología en la industrialización y producción de un producto basado en ella.
Los rayos ultravioleta se encuentran colocados dentro del espectro; entre los rayos X y el espectro visible por el ojo humano, en concreto son de onda más corta que el azul y se solapan con este color por debajo de los 400 nm hasta los 200 nm.

La radiación ultravioleta se divide en tres grandes grupos en función de su longitud de onda:
UV-A: Es la continuación de la radiación visible por el ojo humano, su longitud de onda varía entre los 400 nm hasta los 320 nm. Es la radiación ultravioleta que más nos llega del sol (el 95% de la radiación ultravioleta que nos llega del sol es tipo A) y es por tanto la responsable entre otras cosas del bronceado de la piel. Su longitud de onda le permite poder penetrar hasta la dermis. Su exposición prolongada junto con la UV-B es la responsable de muchos efectos nocivos para nuestra salud. Actualmente se utiliza en numerosas aplicaciones como por ejemplo la atracción de insectos, inspección de fluidos orgánicos, documentos, minerales y cuadros así como equipos de bronceado. Muy recientemente algunos estudios han demostrado que sirve para la desinfección de superficies. Lo que demuestran estos estudios es que no actúa como germicida, no obstante superficies expuestas a UV-A largos periodos de tiempo quedan libres de bacterias y microorganismos. Sin embargo esta radiación no los mata sino que su exposición hace reducir drásticamente su capacidad de reproducción y por tanto una exposición prolongada los hace desaparecer en un 90%.

UV-B: Su longitud de onda varía de los 320 nm a los 280 nm. Llega ya muy filtrada a la tierra por la capa de Ozono y es tan solo un 5% de la radiación ultravioleta que llaga del sol, no obstante al ser de onda más corta puede penetrar en la epidermis, pero no más allá. Tiene mucha más energía que la UV-A pues es de onda más corta. Se denomina UV biológica (su acción biológica llega a ser 1000 veces superior a la UV-A) pues es la responsable de los efectos más nocivos en el ser humano. Junto con la UV-A pero siendo mucho más potente que esta, a corto plazo generan quemaduras en la piel y a medio o largo plazo generan un envejecimiento de la piel y el aumento de cánceres cutáneos. Su aplicación principal es la de equipos de bronceado junto con la UV-A pero cada vez está más restringido su uso.

UV-C: Su longitud de onda varía de los 280 nm a los 200 nm. No nos llega con la radiación solar pues la capa de ozono la filtra al 100%. Teóricamente y hasta hoy siempre has sido considerada la más peligrosa para nosotros pues es de onda más corta que las otras dos y por tanto tiene muchísima más potencia. Es la utilizada para equipos germicidas por su eficacia en este campo; elimina todos los gérmenes y bacterias con una simple exposición de segundos actúa directamente sobre su ADN provocando mutaciones y en consecuencia la muerte... No obstante hasta ahora estos equipos requerían de grandes medidas de protección para evitar que la radiación pudiera llegar a los humanos. Actualmente numerosos estudios quieren demostrar que la radiación UV-C no es tan dañina como se pensaba... pues si bien es cierto que transporta mucha más energía en su onda más corta, este hecho de tener la longitud de onda más corta hace que no pueda traspasar ni nuestra epidermis. La OMS (organización mundial de la salud) recientemente ha comunicado que se requieren más estudios al respecto de esta tecnología para poder afirmar que es la peor para nuestra saludo y que a priori no parece ser tan dañina. Al parecer diferentes estudios demuestran que por debajo de los 220 nm no sería perjudicial por su baja capacidad de traspaso en los tejidos humanos, quedándose solo a nivel superficial.

En mi opinión la UV-C es la que va a sufrir mayor crecimiento, y como he comentado somos plenos conocedores de los “vicios ocultos” que presenta esta tecnología durante la industrialización; les invito a comentar sus proyectos y/o ideas con nuestro equipo de MONTRONIC VIC. De buen seguro que nuestros Ingenieros de desarrollo podrán aportar valor y soluciones actuando como un buen compañero de viaje para el desarrollo de estas tecnologías en su empresa.

David Ortega Galán
Operations Manager
Copyright © 2020 Montronic Vic All Rights Reserved